Glose. La resistencia de la lectura social en pantallas

Parece que fue hace mucho cuando hablábamos con frecuencia de lectura social o compartida de las apps que la hacían posible.

Proyectos como los de ReadMill, Copia, Readum, entre tantos, en cierto modo pioneros de este concepto de lectura que llegaron a la sombra de las tabletas, en su mayoría.

Hoy casi ninguna de estas, pero después surgieron otras y van sobreviviendo bien al paso de los años, con afluencia de lectores y un gran fondo editorial digital.

Es el caso de Glose, que tras su fundación en 2013 por una startup francesa,  no ha parado de renovarse y de recibir inversiones millonarias. Como tantas de aquellas, se basa en un modelo de biblioteca online diseñada para que la lectura ayude a hacer comunidad de lectores.

La propia app (también hay versión web) es herramienta de descubrimiento, tienda de ebooks, y lector digital con posibilidad de anotar, subrayar, compartir y comentar lo que otros comparten. La idea es que los lectores se conecten con otros lectores y conversen sobre los libros que le leen.

Las novedades con respecto a aquellas han llegado con la evolución en diseño y prestaciones: personalización no sólo de fuente y tamaño de texto sino también de fondo (modo nocturno), carga más rápida de los libros y al pasar páginas, archivador de notas, etc.

Su tienda cuenta con más de 1.000.000 de libros digitales de todo género y de todo el mundo. Se puede comenzar a leer cualquier libro de forma gratuita hasta la lectura de un 10%.

Otra de las novedades es que la app se comporta como otras librerías online: ofrece listas de los más vendidos junto a artículos y reseñas de cada ebook.

Además, la app también permite subir texto propios a la biblioteca privada e incluso seleccionar varios textos y crear diferentes grupos de lectura para debatir sobre ellos. Cuando otra persona con la que se está conectado publica o actualiza algún contenido, el usuario es avisado.

Todo lo que otros han subrayado o comentado sobre un libro se encuentra en la pestaña ‘Actividad’, ya que Glose muestra la cantidad de actividades (como notas o reacciones) asociadas con cualquier línea o párrafo.

Como podemos ver, un casi viejo modelo –en términos de evolución y mercado digital– que ha sobrevivido como notable ejemplo de la lectura social.

Porque hay lectores que sí encuentran valor en la lectura compartida.

La entrada Glose. La resistencia de la lectura social en pantallas aparece primero en Dosdoce.com.